Es de bien nacido ser agradecido

Un dicho muy popular y que hemos escuchado todos en multitud de ocasiones. ¿Cuantas veces lo hemos escuchado y lo hemos pasado por alto? Algo tan sencillo como esto y que echamos en el olvido la mayoría de las veces.

Pues bien, desde hace un tiempo a esta parte he decidido ser agradecida. Y con solo este acto no te puedes hacer idea de lo que te cambia la vida.
Lo primero que hago todas las mañanas al abrir los ojos y por la noche antes de cerrarlos es agradecer por todas las bendiciones de mi vida. Si te pones a hacer una relación de todas las cosas que tienes a tu disposición te quedarás sorprendido por todo lo que posees. Aunque nos empeñemos la mayoría del tiempo en estar enfocados en lo que nos falta.
Con sólo este hábito, las cosas que nos faltan pasan a un segundo plano.
Te invito a que desde este momento lo pongas en práctica, agradeciendo con todo lujo de detalles desde tus bienes personales físicos, materiales y espirituales. Repítelo al menos durante un mes y verás grandes cambios en tu vida.

¿Para qué sirve trabajar el agradecimiento?

Para darte cuenta de todo lo que posees en la vida, tanto material, físico como espiritual. Para hacer más pequeño lo que te falta y más grande lo que tienes. Para cambiar tu enfoque y centrarte más en lo que tienes que en lo que te falta.

¿Cómo puedes trabajar el agradecimiento?

Aquí te pongo algunas ideas de cómo trabajo el agradecimiento, seguro que a ti se te ocurren muchas más, no dudes en ser creativo, moldear y hacerlo a tu manera y así lo vas a disfrutar más.
Te dejo algunas ideas:

Consigue una libreta bonita  de esta manera te apetecerá escribirlo todo, te será más fácil adquirir el hábito, te resultará igual que cuando te muestran un plato del que empiezas a disfrutar sólo con mirar.

Escribe con todo lujo de detalles todas tus posesiones físicas (ojos, nariz, brazos, órganos, etc…), posesiones materiales (coche, móvil, casa, etc..) personales (hijos, pareja, madre, padre, etc…) y así con todas las facetas de tu vida y relatando de la mejor manera porque son tan importantes y como enriquecen tu vida.

Busca tu mejor momento para que te sea más fácil llevarlo a la práctica y que puedas establecer una rutina y poder integrarlo en tus hábitos diarios.

Consigue un calendario, si es posible con hojas mensuales y con un buen hueco en cada día. Vas anotando los días en que lo has trabajado, si consigues hacerlo durante un mes, puedes considerarlo un nuevo hábito adquirido.

Inventa, crea, experimenta,  todos no somos iguales y a todos no nos funcionan las mismas cosas, lo importante es que trabajes el agradecimiento, el cómo lo haces, la mejor forma es a tu manera.

Rodéate de cosas positivas.- Se selectivo con la información que te entra diariamente, rodéate de lecturas positivas, imágenes, sonidos agradables y personas que te contagien alegría y felicidad. No permitas que nadie utilice tu cerebro como si fuera un cubo de basura. Alimenta tu mente con pensamientos e información que te aporten armonía y bienestar.

Enfócate en todo lo positivo, trabaja el agradecimiento y los resultados llegaran por si solos.

2017-11-09T12:09:52+00:00

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies