Mantener tu esencia

Mantener la esencia se hace complicado en muchas situaciones, hay momentos donde es más difícil de conservar, sobre todo, cuando nos sentimos heridos, en estas circunstancias nos dan ganas de tirar la toalla y caemos en la tentación de hacer lo mismo que nos han hecho, esto sería cometer un gran error que nos haría perderla.

Esta es la solución más fácil de llevar a cabo, pero, la menos recomendable, porque después llega el arrepentimiento.

Mantente firme en tus convicciones y forma de actuar, todos no somos iguales y tus ideales tienen que permanecer intactos.

Aunque cuando nos hieren estamos tentados de actuar como la otra persona y nos gustaría cobrarle todas y cada una de las cosas que nos ha hecho, una retirada a tiempo es una victoria.

Perdonar no es dar la razón al otro, es querer vivir en paz y tranquilo sobre todas las cosas. Si caes en la tentación de quererte poner a la altura del otro para hacerle el daño que te está haciendo a ti, acabaras doblemente herido.

Cada uno debe seguir los impulsos que le dicta su corazón, es la forma más sana de vida, en esta vida todo el mundo paga su factura, hace poco leí: “la vida es como un restaurante que nadie se va sin pagar”, pues eso, que se encargue la vida. Tú a lo tuyo.

Rodéate de personas que te hagan ser feliz, que te den ganas de vivir la vida y estrujarla, que saquen lo mejor de ti misma y, al mismo tiempo, saques lo mejor de ellas. Dirige tus pensamientos hacia ser feliz, estar bien contigo mismo y que tanto tu como las personas de tu alrededor disfruten la vida.

Desde que pongo en práctica todo esto, los factores externos cada vez me afectan menos. Por más que te quieran herir tienes que aprender a ver que eso no va contigo. Ya se cansaran de intentarlo. Tú, una vez más, a lo tuyo.

Piensa solo en hacer el bien y en disfrutar de la vida, da igual lo que te hagan los demás, no es problema tuyo, realmente se lo están haciendo a ellos mismos, si piensas en ti y en lo mejor para los tuyos, las oportunidades van a ir llegando a tu vida.

Lo más importante es ser fiel a tus principios e ideales para no perder la esencia. Parece una frase hecha pero si mantienes el contenido no hay mejor premio.

No es fácil en muchas ocasiones ponerlo en práctica pero el esfuerzo compensa, permanecer en el rencor no nos lleva a ninguna parte. Y en realidad ¿compensa ver sufrir a quien nos hizo sufrir?

Una vez que conoces el problema es más fácil ponerle solución, el siguiente paso sería dejar salir esos sentimientos, que nos van a permitir liberar ese dolor, aceptación y perdón.

Con todos estos ingredientes tenemos asegurado mantener nuestra esencia. No hay nada mejor. Es algo que no debemos dejar escapar bajo ninguna concepto. Es nuestro sello de identidad.

 

2017-11-09T12:09:53+00:00

Deje su comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies